Consejo Mundial de Iglesias

Oficina de Comunicación - Prensa e información
Communicado de prensa

150, route de Ferney Apartado 2100 1211 Ginebra 2 Suiza
Correo electrónico: media



26 de octubre de 2001

Conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático en Marrakesh:
La delegación del Consejo Mundial de Iglesias está planificando una consulta entre cristianos y musulmanes sobre religión y medio ambiente


Véase CMI Crónica, Feat 01-10, 30 de julio de 2001
Véase Comunicado de prensa del CMI, PR-01-24, 16 de julio de 2001
Véase Comunicado de prensa del CMI, PR-01-14, 15 de junio de 2001

Una delegación ecuménica representará una vez más al Consejo Mundial de Iglesias (CMI) cuando se reúnan los delegados de los Gobiernos en Marrakesh, del 29 de octubre al 9 de noviembre, para celebrar el séptimo Período de Sesiones de la Conferencia de los Estados Partes (COP7) en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

En esa cumbre sobre el clima, la delegación insistirá en el diálogo interreligioso entre musulmanes y cristianos en torno al tema del medio ambiente y la religión.

Así pues, entre las actividades que prevé la delegación del CMI en la Conferencia de Marrakesh, figura la organización de un coloquio sobre el tema religión y medio ambiente en el hotel Kenzi Farah, Avenue du Président Kennedy, el sábado 3 de noviembre, de las 9:00 horas a las 17:00 horas. Los debates se centrarán principalmente en los enfoques cristiano e islámico de las cuestiones medioambientales y del cambio climático. Las ponencias, los debates en mesa redonda y las plenarias en el coloquio ayudarán a reflexionar sobre la forma en que cristianos y musulmanes pueden trabajar juntos para hacer frente a las amenazas del cambio climático y a su consecuencias.

Entre los oradores figuran: Ahmed L. Khamlichi, director de Dar El Hadith El Hassania, Royal Palace, de Rabat, que hablará acerca de Las perspectivas islámicas sobre el cambio climático y el medio ambiente y el padre Henri Madelin, redactor responsable de Etudes, de París, sobre Las perspectivas cristianas sobre el cambio climático y el medio ambiente. Los representantes de las delegaciones gubernamentales de Suecia, Indonesia, Marruecos y Argentina han sido invitados a participar en los debates de mesa redonda por la tarde.

En cada una de las conferencias sobre el cambio climático que han tenido lugar, la delegación del CMI ha organizado talleres y cultos ecuménicos con comunidades y grupos religiosos locales y nacionales. Según David Hallman, que dirige la delegación del CMI en la Conferencia sobre el clima, es fundamental que las religiones y las iglesias hagan frente a los problemas del cambio climático: " La participación de las iglesias se basa en nuestra creencia de que Dios creó y ama este mundo. Creemos que la voluntad de Dios es que los seres humanos, como parte integrante de la creación, vivan en una relación sana con el resto de la creación para evitar la destrucción que amenaza actualmente a las especies, los ecosistemas, así como a muchísimas personas en el mundo".

El CMI cree que cabe a los países industrializados la mayor parte de la responsabilidad moral por los graves cambios climáticos a los que asistimos actualmente. Los países más pobres son especialmente vulnerables. Y las generaciones futuras también se verán afectadas por las consecuencias del cambio climático. Todo esto significa que corresponde también al CMI desempeñar un papel de vanguardia en la lucha contra las causas del cambio climático: " es una cuestión de ecojusticia", dijo David Hallman. La delegación del CMI se propone poner de relieve esta cuestión en el coloquio de Marrakesh.

Otra importante preocupación del CMI en esta conferencia es hacer presión sobre los gobiernos a fin de que faciliten la ratificación final del Protocolo de Kyoto, para que pueda entrar finalmente en vigor. David Hallman expresa: " El hecho de que aparentemente el Protocolo de Kyoto esté avanzando actualmente como resultado del Acuerdo de Bonn concertado en julio es un estímulo para el CMI. El compromiso de las iglesias en todo el mundo ha contribuido sin duda alguna a sensibilizar la opinión pública en muchos de los 178 países que ratificaron el Acuerdo. Como iglesias debemos continuar este esfuerzo para que los gobiernos ratifiquen y comiencen a aplicar el Protocolo de Kyoto".

Como seguimiento de la cumbre sobre el cambio climático que tuvo lugar en La Haya, se celebró una conferencia en Bonn, en julio de este año, en la que los ministros que firmaron el Acuerdo de Bonn convinieron en principio en aceptar el Protocolo de Kyoto. Sin embargo, quedaron muchas cuestiones técnicas por resolver, que figuran actualmente en el orden del día de la reunión de Marrakesh. Mientras no hayan ratificado el Protocolo de Kyoto, los Estados no están obligados formalmente a aplicar las medidas prácticas contra las causas del cambio climático que se estipulan en ese Protocolo.

Los Estados Unidos de América no han manifestado hasta el presente voluntad alguna de participar en las negociaciones sobre el Protocolo de Kyoto. Así pues, el CMI deberá continuar manifestando su solidaridad con las iglesias de los Estados Unidos dice David Hallman. E insiste en que: Como comunidad ecuménica, necesitamos apoyar a las iglesias de los Estados Unidos a fin de que continúen haciendo todo lo posible para lograr que el Gobierno de su país participe activamente en los esfuerzos internacionales destinados a resolver el problema del cambio climático .


Para más información pónganse en contacto con:
la Oficina de relaciones con los medios de información
Tel. (+41 22) 791 61 53 (Oficina)
Correo electrónico: media
Arriba

Comunicados de prensa 2001

Vuelta a la página raíz del CMI


El Consejo Mundial de Iglesias (CMI) es una comunidad de 342 iglesias, procedentes de más de 100 países de todos los continentes y de la mayor parte de las tradiciones cristianas. La Iglesia Católica Romana no es una iglesia miembro pero mantiene relaciones de cooperación con el CMI. El órgano rector supremo es la Asamblea, que se reúne aproximadamente cada siete años. El CMI se constituyó oficialmente en 1948 en Amsterdam (Países Bajos). Al frente del personal del CMI está su Secretario General, Konrad Raiser, de la Iglesia Evangélica de Alemania.