Camino a Harare: oraciones

20 de septiembre a 14 de diciembre de 1998

Estas oraciones se destinan a la devoción personal o al culto público. El Consejo Mundial de Iglesias espera contar con sus oraciones de modo que la Asamblea de Harare sea un momento decisivo y una ocasión para alegrarse por haber encontrado una esperanza común en Dios. Las palabras que aperecen en negrita y bastardilla deberán ser leídas por la congregación.

La oración y la Octava Asamblea
Jesús oró para que venga el reino de Dios y se haga su voluntad. Jesús oró también para que todos seamos uno. A su vez, Santiago, hermano de Jesús nos instó a "orar unos por otros para ser sanados".

La oración es el vínculo espiritual que nos une. Cuando los cristianos de todo el mundo se reúnan en el marco de la Octava Asamblea del Consejo Mundial de Iglesias en Harare, Zimbabwe, vendrán animados y exhortados por la oración, las oraciones de ustedes, y las oraciones de muchas otras personas. Si hemos de alegrarnos en la esperanza, es la oración la que nos permitirá que busquemos a Dios y nos volvamos unos a otros. Si hemos de crecer en el amor, es la oración por el Espíritu la que nos aportará el perdón con suspiros indecibles. Si hemos de proclamar la paz, es en la oración en la que encontraremos el coraje y la fuerza para poder abrazarnos unos a otros en la causa de la justicia.


Pulsen aquí para:
20 - 26 de septiembre
27 de septiembre - 3 de octubre
4 - 10 de octubre
11 - 17 de octubre
18 - 24 de octubre
25 - 31 de octubre
1 - 7 de noviembre
8 - 14 de noviembre
15 - 21 de noviembre
22 - 28 de noviembre
29 de noviembre - 5 de diciembre
6 - 12 de diciembre
13 - 19 de diciembre

Desde la primera Asamblea en Amsterdam, las reuniones del Consejo Mundial de Iglesias han sido momentos de oración. Al prepararnos para la Asamblea de Harare, las oraciones de asambleas anteriores pueden orientarnos con su mensaje que conserva toda su fuerza. Pero no sólo oramos por las reuniones. Durante muchos años el CMI ha apoyado un programa, el Calendario Ecuménico de Oraciones, en el que se invita a orar por cada país del mundo a lo largo del año. Con ese fin hemos incluido aquí el calendario semanal correspondiente a ese período. Algunas veces las oraciones son originales de los propios países, otras veces son oraciones de la región. La oración va más allá de nuestras preocupaciones locales para incluir a todas las personas, aunque no las conozcamos ni hayamos oído hablar de ellas.


20 - 26 de septiembre    Colombia, Ecuador, Venezuela

Celebración del Cincuenta Aniversario del Consejo Mundial de Iglesias

Oremos por las víctimas del conflicto armado en Colombia
que sus heridas puedan ser curadas;
por las iniciativas que toma la sociedad civil,
que sean bendecidos los que se esfuerzan por la paz;
por los que participan en el conflicto armado
que puedan encontrar el sendero de la reconciliación y el perdón.

Demos gracias a Dios
por el papel compasivo y profético
que han desempeñado muchas iglesias
en medio de situaciones difíciles y peligrosas
y oremos por que se sienten fortalecidas y orientadas
para continuar su programa de justicia, paz y derechos humanos.

En nuestras oraciones,
compartamos la solidaridad internacional con Colombia
expresada mediante iniciativas conjuntas del Consejo Mundial de Iglesias,
el Consejo Latinoamericano de Iglesias, la Federación Luterana Mundial
y el Consejo Nacional de Iglesias de los Estados Unidos.

Que el Dios de paz nos dé
los frutos de una paz con justicia duradera
para nuestros hermanos y hermanas de Colombia.
    Oraciön de Amílcar Ulloa A., Colombia.


Oración de la Asamblea de Amsterdam (1948)

Padre creador, Proveedor de todos los tiempos, Anciano de días,
acabamos de nacer del vientre de la noche.
En el primer amanecer del nuevo día, nos acercamos a ti.
Tristes están los ojos hasta que han visto al Jefe.
Oh Dios hacia quien siempre miramos,
ilumina nuestros corazones como nos ilumina el sol.
Tú eres el Jefe supremo.

Haz brillar sobre nosotros el sol de la mañana
e induce en nuestros abatidos
espíritus el deseo de actuar.
Hijos e hijas redimidos te alaban Señor.
Cantamos, imploramos; pero rara vez comunicamos contigo, Oh Dios.
Abriga nuestros corazones con tu presencia permanente.

Oh Dios, Inspirador de nuestro culto comunitario,
y Recompensa de todas nuestras búsquedas,
visita, te lo rogamos, a esta comunidad
y a cada uno de nosotros con el espíritu que mora en ti;
únenos en comunión con todos los fieles de toda la tierra;
y danos la seguridad de que nuestros pensamientos y palabras,
y los deseos no expresados de nuestros corazones,
puedan ser acogidos por ti,
y puedan ser ofrecidos en el nombre de nuestro Maestro, Jesucristo.
    Adaptación del servicio presidido por la señora Rena Karefa-Smart, Primera Asamblea, Amsterdam, 1948.


27 de septiembre - 3 de octubre    Burkina Faso, Chad, Malí, Mauritania, Níger
    (Oremos por los delegados y delegadas de su iglesia que asistirán a la Asamblea.)

Jesús, queremos crecer en conocimiento.
Ayúdanos a crecer en cuerpo, mente y espíritu.

Jesús, queremos crecer en la fe.
Te damos gracias por los creyentes de los tiempos bíblicos y de nuestros tiempos cuyas vidas son un ejemplo para nosotros.

Jesús, queremos crecer en la esperanza.
Oramos por todos los que están contribuyendo a aportar libertad, paz y justicia a nuestro mundo.

Jesús, queremos crecer en el amor.
Ayúdanos a amarnos unos a otros como tú nos has amado y te diste por nosotros. Oremos por todos aquellos que hoy están dando su vida por los otros.
    África: preparado por un grupo de mujeres en nombre de sus hijos: de Journey of Struggle, Journey in Hope, por Jane Heaton,© Friendship Press, Inc.


Oración de la Asamblea de Evanston (1954)     (Oración de clausura)

A ti, Señor, confiamos nuestros caminos,
y las vidas de todos los que nos son queridos,
los pueblos de cada parte del mundo.
Únenos ante tu trono de gracia en una comunidad de alabanza.
Concédenos que no nos apartemos de ti en todo el día
sino que caminemos ante ti y te rindamos culto y alabanza
para que cuando llegue la noche
no sintamos vergüenza en tu santa presencia,
por Jesucristo Nuestro Señor.


4 - 10 de octubre    Camerún, República Centroafricana, Guinea Ecuatorial
    (Oración por las mujeres que asistirán a la Asamblea.)

Oh Dios, te alabo y te doy gracias por mi madre.
Por todo lo que ha podido darme y todo lo que dio de ella,
verdadero ejemplo de amor y humildad.
Ella me reveló tu misterio,
gracias por haberle revelado tu verdad.

Ahora Dios, quiero orar por todos los niños
de África, Asia,
América y Europa.
Por todos los niños del mundo.
Concédeme un corazón como el de una madre,
el corazón de una mujer negra por sus hijos.
    República Centroafricana:de Le tronc béni de la prière (manuscrito), Mamia Woongly-Massaga, © Consejo Mundial de Iglesias, Ginebra.


Oración de la Asamblea de Nueva Delhi (1961)    (Tradición Ortodoxa)

Oh Maestro que amas a toda la humanidad,
enciende en nuestros corazones la clara luz de tu divino conocimiento
y abre nuestros ojos para que podamos entender la predicación de tu Evangelio;
infunde también en nosotros el temor de tus santos mandamientos
para que, habiendo abandonado todo deseo carnal y sólo pensando en hacer tu voluntad,
continuemos viviendo por el Espíritu.
Pues tú eres la luz, Cristo nuestro Dios,
de nuestras almas y cuerpos,
y por ello te glorificamos,
así como a tu padre eterno,
y tu santo Espíritu, lleno de gracia y dador de vida,
ahora y por los siglos de los siglos.


11 - 17 de octubre    República del Congo, Gabón, Santo Tomé y Príncipe
    (Oremos por todos los que colaboran en el programa de la Asamblea.)

(Oración de África. La cruz será una de las imágenes centrales de la Asamblea de Harare y se ha pedido a cada iglesia miembro que contribuyan con un trozo de madera para formar la base de la cruz.)

La cruz es la esperanza de los cristianos.
La cruz es la resurrección de los muertos.
La cruz es el camino de los que están perdidos.
La cruz es la salvación de los que están perdidos.
La cruz es el bastón del cojo.
La cruz son los ojos del ciego.
La cruz es la fuerza de los débiles.
La cruz es el médico de los enfermos.
La cruz es la meta de los sacerdotes.
La cruz es la esperanza de los que no tienen esperanza.
La cruz es la libertad de los esclavos.
La cruz es el agua de la cimientes.
La cruz es la consolación de los que tienen ataduras.
La cruz es la fuente de los que tienen sed.
La cruz es el vestido de los que están desnudos.
Te damos gracias, Padre, por la cruz.
    Himno africano del siglo X: de Prayer Handbook 1989/90 (Jan Pickard), © Methodist Church in Great Britain and the General Committee of the Methodist Church in Ireland (General Purposes Committee).


Oración de la Asamblea de Evanston (1954)    

Letanía
Oh Dios Todopoderoso y Misericordioso, te oramos por todos los que se ganan la vida honradamente,
para que los guíes y los protejas. Por todos los que se afanan en las tierras, los mares y el cielo:
te imploramos, Señor.

Por todos los que trabajan duro y difícilmente sobreviven con sus exiguos salarios:
te imploramos, Señor.

Por todos los que tienen que pedir préstamos para sus necesidades cotidianas y no tienen posibilidades de reembolsar sus deudas porque sus ingresos no son suficientes:
te imploramos, Señor.

Por todos los que gastan su dinero en bebidas alcohólicas y provocan su propia ruina y la de sus familias:
te imploramos, Señor.

Por todos los que recurren a medios deshonestos para ganar su sustento:
te imploramos, Señor.

Por todos los que no pueden aportar una alimentación y una educación adecuadas a sus hijos
por falta de medios:
te imploramos, Señor.

Por los pobres que trabajan tan duro que no encuentran tiempo para orar y meditar y por los ricos que, ávidos de ganancias y riquezas, no tienen tiempo para la oración:
te imploramos, Señor.

Por los empleadores que dan pruebas de avaricia y no ofrecen salarios adecuados a sus empleados,
y por los hombres de negocios sin escrúpulos:
te imploramos, Señor.

Por los funcionarios que se dejan corromper y por todos los que recurren a medios deshonestos
para sacar un provecho:
te imploramos, Señor.

Por los médicos que piden precios exorbitantes por sus servicios y por las personas que se resisten a pagar un precio justo por los servicios que reciben:
te imploramos, Señor.

Por todos los que reciben salarios elevados y no cumplen debidamente su labor:
te imploramos, Señor.

Señor Nuestro Dios, te rogamos que nos despojes de toda injusticia y egoísmo. Que pronto llegue el día en que se haga tu voluntad en la tierra como en el cielo. Concédenos la voluntad para dedicarnos plenamente al advenimiento de tu reino en la tierra.
Oh Señor, ten piedad de nosotros y escúchanos, por Jesucristo, nuestro Salvador.

Oración
Señor Jesucristo, que en medio de la multitud dijiste a tus discípulos "dadles de comer", concédenos a nosotros y a tu iglesia la conciencia y el sentido del deber para con los pobres y los necesitados. Los hambrientos, los sin tierra, los que trabajan en los campos y las fábricas, los que realizan tareas peligrosas: todos ellos nos rodean. Ayúdanos a recordar que dependemos del trabajo de otros. Y en medio de la guerra de clases, de tensiones en la comunidad y del prejuicio racial, ayúdanos a oír tus santas palabras "de cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños a mí lo hicisteis". Por tu gloria y honor, te lo pedimos.


18 - 24 de octubre    Burundi, República Democrática del Congo, Rwanda
    (Oremos por la lluvia en Zimbabwe, para que la población de Zimbabwe no se vea abrumada por la sequía cuando dé acogida a la Asamblea.)

Dios Todopoderoso, Padre Nuestro, te vengo a implorar en nombre de Jesús. Tú eres Emanuel, Dios con nosotros. Tú nos amas a todos. Sabemos que sufres cuando tu pueblo se encuentra en situaciones desesperadas. Las hostilidades han hecho de nosotros refugiados en nuestra propia tierra. Nos faltan ropa y comida, y no podemos cultivar nuestros jardines porque tuvimos que abandonarlos y vivimos en campamentos lejanos. De un día a otro nos abrasamos por el sol o nos mojamos bajo la lluvia diluviante. Nuestros hijos no pueden ir a la escuela.

Señor, ayúdanos a salir de esta situación. Señor, haz que cesen los combates y ayúdanos a encontrar una solución a los conflictos. Señor, oramos por el restablecimiento de la paz en nuestro país a fin de que podamos volver a nuestros hogares y cultivar nuestros jardines para sustentar a nuestras familias.

Señor, sabemos que tú llevaste en la cruz los pecados de nuestra nación. Escúchanos y acude pronto a nuestro socorro. Muchas personas, en particular niños y ancianos, mueren día a día en los campamentos. Los jóvenes se vuelven más vulnerables. Señor Jesús, vuelve tu mirada a los campamentos de personas desplazadas y haz que se solucione el problema de la falta de higiene en la que viven.

Mi Salvador, en ti reside la esperanza; tú eres el Señor resucitado, tú eres el Rey de los Reyes; tú eres el Salvador todopoderoso; tú eres el Príncipe de Paz. Ven, Jesús, ven y concédenos la paz.
     Rwanda: oración de una mujer desplazada de A Procession of Prayers - Meditations and Prayers from Around the World, compilado de John Carden, © Cassell, Londres y el CMI, Ginebra.


Padre celestial, que todos los Jefes de Estado de la tierra se reúnan y solucionen sus conflictos. Enseña a los habitantes de la tierra a vivir en paz y a amarse unos a otros siguiendo el ejemplo de Jesucristo.
    Zaire, actualmente República Democrática del Congo: de The world at One in Prayer, compilado de Daniel Johnson Fleming.


Oración del Libro de Culto de la Asamblea de Vancouver (1983)

Señor Dios, Creador de todas la cosas,
Dios de todas las cosas,
Dios sobre todos los dioses,
Dios del sol y de la lluvia,
creaste la tierra con un pensamiento
y a nosotros con tu aliento.
Señor, hemos recogido la cosecha.
La lluvia regó la tierra,
el sol extrajo del barro mandioca y maíz.
Tu misericordia derramó bendiciones sin fin sobre nuestro país.
Los riachuelos se hicieron ríos;
los pantanos se convirtieron en lagos.
Vacas gordas y sanas pastan en la verde sabana.
La lluvia ha pulido los muros de barro;
los mosquitos perecieron en las riadas.
Señor, la batata es tan nutritiva como la carne,
la mandioca se deshace en la boca,
las naranjas están llenas de jugo y deslumbrantes.

Señor, la naturaleza te da las gracias,
tus criaturas te dan las gracias.
Tu alabanza crece en nosotros como el río.
Señor Dios, Creador, Dispensador,
te damos gracias en nombre de Jesucristo.


25 - 31 de octubre    Alemania
    (Oremos por todos los que están preparando ponencias en la Asamblea.)

Dos oraciones de la Asamblea de Uppsala (1968)     (Elisabeth Adler, ex República Democrática de Alemania)

Señor,
por nuestra forma de vivir y actuar,
hemos cuestionado tu amor, tu justicia y tu paz.
A otros les hemos dicho que en ti encontrarían consuelo,
pero no hemos sido capaces de consolarlos nosotros mismos.
Hemos hablado del amor a nuestro prójimo
pero sólo hemos dado unas pocas monedas;
no hemos sido capaces de entregarnos a nosotros mismos.
Hemos apoyado sistemas injustos,
tratando incluso de justificarlos por medio de la teología.
Hemos apoyado a los que ocupan el poder
y hemos abandonado a su suerte a los pobres y los indefensos.
Hemos abogado por la paz,
pero no hemos sido capaces de ensuciarnos las manos en la acción política.
Hemos promulgado resoluciones sin convicción,
contra la guerras, la injusticia social, la discriminación racial,
apoyando al mismo tiempo el statu quo con nuestra acción.
Oh Dios, en nuestra vida y acción en el mundo
hemos ido detrás de otros dioses.
Oh Dios, perdona nuestros pecados.

Señor, nuestro Dios,
hemos pecado contra ti de pensamiento, palabra y obra.
No te hemos amado de todo corazón,
no hemos confiado en ti completamente
ni hemos puesto nuestra esperanza en ti.
No hemos amado a nuestro prójimo como a nosotros mismos.
Hemos dejado al mundo librado a sí mismo.

Te pedimos que nos perdones y que nos vengas en ayuda;
ayúdanos a pensar, a hablar y a actuar según tu voluntad.
Te lo pedimos en nombre de Jesucristo Nuestro Señor.

Señor, nuestro Dios,
por Jesucristo nuestro hermano te oramos.
Ayúdanos a percibirte en nuestra vida cotidiana,
en el desasosiego de nuestras ciudades,
en los distritos más pobres,
en la humanidad que expresan hombres y mujeres.
Haz de nosotros tus copartícipes,
allá donde obres,
revelando la injusticia, aliviando el sufrimiento, promoviendo la paz.
Renueva a tu iglesia,
para que pueda ser un signo de tu amor en el mundo,
sin centrarse en su propia existencia,
abierta a todo el mundo y dispuesta a servir a todos.
Escúchanos Señor.

Te pedimos por todos los que han perdido la esperanza
porque no tienen suficiente para comer,
porque no tienen trabajo,
porque están enfermos,
porque son explotados,
porque no son amados,
porque están solos,
porque no encuentran sentido alguno a su vida,
porque se sienten impotentes en medio de la inhumanidad que los rodea.
Muéstranos cómo podemos contribuir a poner fin a las causas de su desesperación.
Te pedimos por todos los que, llenos de esperanza,
están haciendo planes y se movilizan
en movimientos revolucionarios,
en organizaciones estudiantiles,
en organizaciones sociales y económicas,
en institutos de trabajo y de investigación,
en parlamentos y gobiernos,
en la Organización de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales.
Enséñanos a distinguir la verdadera esperanza de la falacia,
y a apoyar los planes y las organizaciones
que trabajan para hacer que la vida sea más humana.
Escúchanos, Señor.

Te pedimos por todos los que han puesto su esperanza en ti,
por todos los que no están seguros de que pueden confiar en ti,
por todos los que han cesado de tener esperanza en ti,
por todos los que no tienen esperanza porque no te conocen.
Ayúdanos a ser un pueblo de esperanza,
y lleva la esperanza al mundo
por medio de todo lo que pensamos, decimos y hacemos.
Te lo pedimos en nombre de Jesucristo.


1 - 7 de noviembre    Austria, Liechtenstein, Suiza
    (En algunos calendarios occidentales, el 1 de noviembre es el día de Todos los Santos. Demos gracias por los pioneros del ecumenismo que abrieron el camino de la unidad de los cristianos. ¿Qué personas en sus comunidades locales han favorecido la cooperación?)

Así, en la esperanza que tú nos has dado en tu hijo, Jesucristo Nuestro Señor, que podamos seguirlo hoy y siempre, que proclamemos sin temor ni preferencia el Evangelio de tu amor que sufre y redime.
    Suiza: Ausbund, himnario anabatista del siglo XVI.


Oración de la Asamblea de Nueva Delhi (1961)    (Oración de una letanía para las epístolas católicas, tradición copta)

Oremos:
Señor nuestro Dios, que por tus santos Apóstoles nos revelaste el misterio del glorioso Evangelio de Cristo, y les concediste por tu inconmensurable don de gracia, que predicaran en todas las naciones la insondable riqueza de tu misericordia.

Te imploramos a ti, nuestro Maestro, haznos dignos de su honor y su herencia, ayúdanos a ser fieles seguidores de sus pasos, a emular sus esfuerzos y a ser copartícipes con ellos en los cometidos que aceptaron por devoción. Guarda a la Santa Iglesia que fundaste por medio de ellos, y bendice a las ovejas de tu rebaño y multiplica las viñas que plantaste con tu diestra. Por Jesucristo, nuestro Señor.


8 - 14 de noviembre    Italia, Malta
    (Oremos por las iglesias locales de Harare y por el Consejo de Iglesias de Zimbabwe que se prepara a recibir a la Asamblea.)

Señor,
Tú nos has dicho "mi paz os dejo".
La paz que nos das no es la de este mundo:
No es la paz del orden, de un orden que oprime;
no es la paz del silencio, un silencio fruto de la represión;
no es la paz de la resignación, una resignación indigna.
Tu paz es amor para todos, es justicia para todos.
Es verdad para todos,
la verdad que libera y es fuente de crecimiento.

Señor, es en esta paz en la que creemos según tu promesa.
Danos la paz y nosotros daremos la paz a otros.
    Italia: liturgia valdense de A Procession of Prayers - Meditations and Prayers from Around the World, compilado de John Carden, © Cassell, Londres y el CMI, Ginebra.


Oración del libro de culto de la Asamblea de Vancouver (1983)

Vengan, vengan todos
¡Vengan! Celebramos la Cena del Señor.
Hagamos todos juntos un pan enorme
y preparemos mucho vino
como en las bodas de Caná.

Vengan, vengan todos a la mesa del Señor.
Que las mujeres no se olviden de la sal,
que los hombres consigan levadura.
Que vengan muchos invitados:
ciegos, sordos, cojos, presos, pobres.

Vengan, vengan todos a este encuentro con el Señor.
¡Pronto!
Sigamos la receta del Señor.
Batamos todos la masa con las manos
y veamos con alegría como crece el pan.

Vengan, vengan todos a esta celebración con nuestro Señor.
Porque hoy celebramos
el encuentro con Jesús.
Hoy renovamos nuestro compromiso con el Reino:
Nadie se quedará con hambre.

Vengan, vamos a participar en la fiesta de la vida con nuestro Señor.


15 - 21 de noviembre    Bangladesh, Bután, Nepal
    (Oremos por todos los que ayudan a los delegados a preparar su viaje, esposas y esposos, secretarios, secretarias y agentes de viaje.)

Señor de la tempestad,
a todos los que viven cerca de océanos llenos de peligros
y en las orillas de ríos imprevisibles,
concédeles paz de espíritu
y la certidumbre de tu presencia
en toda circunstancia que surja.
    Oración por Bangladesh de A Procession of Prayers - Meditations and Prayers from Around the World, compilado de John Carden, © Cassell, Londres y el CMI, Ginebra.


Oh Dios: concédenos que siempre,
en todo tiempo y en todo lugar,
en toda cosa pequeña o grande
hagamos siempre tu santa voluntad
y seamos los fieles sirvientes de Jesucristo
hasta el fin de nuestra vida.
    Bangladesh: oración cotidiana de un grupo de religiosas bengalíes, Christa Sevika Sangha, pequeñas servidoras de Cristo de A Procession of Prayers - Meditations and Prayers from Around the World, compilado de John Carden, © Cassell, Londres y el CMI, Ginebra.


Oración del libro de culto de la Asamblea de Nairobi (1975)

Cantemos:    Alguien llora Señor, Kumba yah

Oficiante:
Alguien está llorando Señor, en algún lugar.
Alguien son millones, algún lugar son muchos lugares.
Hay lágrimas de sufrimiento.
Hay lágrimas de flaqueza y desilusión,
lágrimas de fortaleza y resistencia,
lágrimas de los ricos y lágrimas de los pobres.

Alguien llora Señor, redime el tiempo.

Cantemos:    Alguien está muriendo Señor, Kumba yah

Oficiante:
Alguien se está muriendo de hambre y sed,
alguien muere porque otros
pueden disponer de lo innecesario y lo superfluo.
Alguien está muriendo porque los seres humanos siguen explotándose unos a otros.
Alguien muere porque hay estructuras y sistemas
que oprimen a los pobres y alienan a los ricos.
Alguien se está muriendo, Señor,
porque todavía no estamos dispuestos a tomar partido,
a hacer opciones, a ser testigos.

Alguien está muriendo, Señor, redime el tiempo.

Cantemos:    Alguien está gritando Señor, Kumba yah

Oficiante:
Alguien está gritando con voz fuerte y clara.
Alguien ha tomado una opción.
Alguien está dispuesto a hacer frente a la injusticia de estos tiempos.
Alguien está gritando,
y está ofreciendo su propia vida en señal de amor y de ira
para combatir la muerte que nos rodea,
luchando contra los males por los que nos crucificamos mutuamente.

Alguien está gritando, Señor, redime el tiempo.

Cantemos:    Alguien está orando, Señor, Kumba yah

Oficiante:
Alguien está orando, Señor.
Oramos con lágrimas e ira,
con frustración y debilidad,
con fuerza y resistencia.
Gritamos y nos debatimos
como Santiago se debatió con el ángel
y fue tocado,
fue marcado
y se convirtió en bendición.

Oramos, Señor,
Estimula nuestra imaginación,
agudiza nuestra voluntad política.

Por Jesucristo,
nos has dado a conocer dónde quieres que estemos.
Ayúdanos a estar ahí ahora.
Sé con nosotros, tócanos, márcanos, bendícenos.
Que tu poder se manifieste en nuestra debilidad.

Alguien está orando, Señor, redime el tiempo

Cantemos:    Alguien está orando, Señor, Kumba yah


22 - 28 de noviembre     Afganistán, Kazajstán, Kirguistán, Mongolia, Tayikistán, Turkmenistán, Uzbekistán
    (Oremos por el personal del CMI y por el Festival del Decenio [27-30 de noviembre] que marcará el final del Decenio Ecuménico de Solidaridad de las Iglesias con las Mujeres.)

Por eso, cuando cae la noche y los míos están durmiendo, de rodillas, los pies desnudos, cerca del altar de mi capillita, soy su intercesor, como Abraham, Santiago, Moisés, como Jesús. Un bastón de madera de sándalo desprende fragancia, símbolo de todos los que hoy se extenúan en el trabajo, en el sufrimiento o en el amor. Y estoy ahí, abrumado por todas las faltas de mi pueblo, afligido por todas sus penas, imbuido de todas sus esperanzas -todos los que hoy se han dormido con el único pensamiento de encontrarse con su juez, a ellos lo presento como su salvador, y los hago acceder a las nupcias eternas. A todos los niños nacidos hoy los hago hijos de Dios. Todas las oraciones elevadas hoy en los hogares, las mezquitas, las transformo en un "padrenuestro". Mi corazón no es más que un crisol donde, a la hoguera del amor de Cristo, toda la escoria de mi pueblo se transforma en oro, y por mis labios es todo Afganistán el que le grita al Padre ese "Abba" que inspira el Espíritu Santo.
    Afganistán:de A Procession of Prayers - Meditations and Prayers from Around the World, compilado de John Carden, © Cassell, Londres y el CMI, Ginebra.


Oración por el personal del CMI, del culto de clausura de la Asamblea de Evanston (1954)

Oramos por todos los miembros del personal del Consejo Mundial de Iglesias para que reciban la fuerza, el valor y la alegría necesarias para desempeñar su labor, y para que se les abran nuevas perspectivas.

Oramos por las iglesias miembros del Consejo Mundial de Iglesias, para que puedan ser verdaderos testigos del Evangelio.

Oramos por la iglesia universal.


29 de noviembre - 5 de diciembre    India, Maldivas, Pakistán, Sri Lanka
    (Oremos por los que viajan y por las reuniones de mujeres, jóvenes y de ortodoxos previas a la Asamblea. Oremos por el culto de apertura del 3 de diciembre.)

Cuando tiene que partir a un país extranjero "para aliviar la carga de la familia",
Señor, aplaca su temor al ruido ensordecedor del avión.

Una muchacha de otro color vestida con ropa diferente, humillada por ser el blanco de las miradas,
sé su protección a su llegada.

De rodillas limpiando el suelo, oyendo todo el día palabras como "mendiga",
Señor, escucha la oración de sus doloridas rodillas.

Transpirando en la cocina para preparar la comida,
Señor, cura las manos dolorosas de la joven "cocinera".

Llevando al niño de otra mujer,
Señor, crea un vínculo de amor cuando él llame a su "nanny ayah".

Nada más que una "joven empleada doméstica", llevando pesos en las manos y en la cabeza,
Señor, reconfórtala por el encuentro con otras empleadas.

Y cuando llega el final de la jornada de trabajo y se duerme soñando con su hogar, que pueda oír la voz de su madre murmurando "hijita". Abre sus ojos en lo más profundo a fin de que sepa que es tu hija.

A todos los trabajadores migrantes, Señor, concede la bendición que Jesús prometió a los dóciles, pues "en cambio las almas de los justos están en manos de Dios y no les alcanzará tormento alguno".
    Oración por las trabajadoras migrantes srilankesas: Olive Hitchcock,de A Procession of Prayers - Meditations and Prayers from Around the World, compilado de John Carden, © Cassell, Londres y el CMI, Ginebra. Utilizado con autorización.


Oración por todos los que viajan, Asamblea de Uppsala (1968)    (Tradición ortodoxa copta)

Oremos por todos los que viajan en este momento y por todos los que, allá donde estén, tienen previsto viajar. Que el Señor facilite su ruta sobre el mar, los ríos o los lagos, en tierra batida, allá donde viajen y por todos los medios, y los devuelva sanos y salvos a sus hogares, y que perdone nuestros pecados.


Oración para la convocación de la Asamblea, del libro de culto de Canberra (1991)

Jesús, como una madre tú reúnes a tu pueblo:
Eres tan tierno como una madre con sus hijos.

Sufres con nuestros pecados y orgullo:
Cariñosamente nos apartas del odio y la condenación.

Nos consuelas en la tristeza y sanas nuestras heridas:
En la enfermedad nos cuidas y nos das el mejor alimento.

Jesús, en tu muerte nos das nueva vida:
En tu angustia y dolor renace nuestra alegría.

Tu bondad transforma nuestra desesperanza en confianza:
Con tu ternura desaparecen nuestros temores.

Tu calor infunde vida a lo yerto:
Tu toque transforma a los pecadores en justos.

Señor Jesús, en tu misericordia sánanos:
Con tu amor y ternura transfórmanos.

En tu compasión concédenos gracia y perdón:
Y que tu amor nos prepare para gozar de la vida eterna.
    Canción de San Anselmo .



6 - 12 de diciembre    Angola, Mozambique
    (Oremos por todas las deliberaciones, las conversaciones y la buena marcha de la Asamblea.)

Dios Todopoderoso,
tus actos de misericordia, compasión y amor
    son evidentes en todos los pueblos,
    de generación en generación,
dador de vida abundante para toda la humanidad:

Tú as concedido a tu pueblo el jubileo
como un año de liberación,
    liberación de la opresión, de la miseria, de una vida de sufrimiento,
    liberación para una vida que impugne la pobreza,
        la ausencia de paz, la injusticia,
    y todos los males de la sociedad que causan la muerte de muchos.
De todos los rincones del mundo, como de Mozambique,
resuenan los gritos
    de los que han sucumbido a la miseria,
    de los que son víctimas del desempleo,
        sobre todo los jóvenes,
    de las multitudes que, incluso en tiempos de "paz",
        han sido mutiladas o han perdido la vida a causa de las minas terrestres.

La violencia en el hogar hace que la familia sea frágil y vulnerable,
y engendra consecuencias imprevistas:
    tantos niños abandonados
        que crecen sin educación ni protección,
    tantas jóvenes embarazadas,
    tanta aflicción.

Los gobiernos son inflexibles,
difíciles de conmover cuando se trata de la justicia para todos;
     así es como los derechos humanos, en particular,
        los de las mujeres y de los niños,
        son violados,
    los conflictos tribales se reproducen en el extranjero,
    y la injusticia está en todas partes.

Dios Todopoderoso,
Al sonar el cuerno del jubileo
nos acercamos con confianza
al Trono de tu gracia,
    a fin de obtener tu misericordia
    y que se realice tu promesa "paz en la tierra a los hombres de buena voluntad",
    que está enraizada en el amor por el prójimo.
         Mozambique: del Consejo Cristiano de Mozambique.


Oración de la Asamblea de Nueva Delhi (1961), pasaje de un sermón de Günter Jacob

Acuérdate hoy, Señor, de nuestra comunión en esta Asamblea; despójanos de toda pasividad, todo orgullo y prejuicio y de toda autojustificación; que en obediencia a tu verdad nos enfrentemos a nuestros problemas con valentía y buen humor, y tomando fraternalmente consejo unos de otros, que nuestras deliberaciones ayuden a la iglesia en el mundo actual a enseñar humildemente a la gente el camino de la sola y única luz, de esa luz que resplandece en el rostro de Jesucristo -incluso a la gente de la era atómica, del espacio y de los viajes.


13 - 19 de diciembre    Botswana, Zimbabwe
    (Oremos por el culto de renovación del compromiso el domingo por la tarde. Oremos por los nuevos miembros del Comité Central y por que todos regresemos sanos y salvos a nuestros hogares.)

Oh Dios,
Oramos por esos lugares del mundo
que han sido asolados por las condiciones climáticas;
lugares de frío, calor y sequía intensos,
lugares de penuria y privación,
donde hombres, mujeres y otros seres vivos se ven continuamente amenazados
por los elementos naturales y el medio ambiente.
Damos gracias por todos los recursos que nos sustentan y ayudan,
y oramos porque se multipliquen en manos de Jesucristo
y de los que sirven en su nombre.
    Oración por Botswana, zona expuesta a la sequía: de Con todo el pueblo de Dios,© Consejo Mundial de Iglesias, Ginebra.


Oración de la Asamblea de Evanston (1954), de un culto presidido por Elsie Chamberlain

Comprometámonos hoy a cumplir la voluntad de Dios

Recibe el amor de nuestros corazones y la obra de nuestras manos y espíritus.
Creemos que nos has llamado y nos has llevado hasta este día
para hacernos participar en el más grande de los privilegios terrestres, en la obra de tu Reino.
Nos ofrecemos hoy a tu servicio.

Líbranos de pensamientos vanos y haznos dignos de cumplir tu designio.

Ayúdanos a decir: "No yo, sino Cristo"
En ti confiamos; transfórmanos por la luz
del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo.
Tú no tuviste a menos humillarte adoptando forma humana en Jesucristo nuestro Señor,
haz que estemos preparados para ascender hasta el cielo.

Señor, en el camino que lleva a ti,
cuando tropecemos, apóyanos.
Cuando nos caigamos, levántanos.
Cuando nos desviemos del buen camino, haznos volver
y condúcenos por fin hasta tu gloria.


Fuentes y agradecimientos
Queremos dar gracias a John Carden por su libro "A Procession of Prayers - Meditations and Prayers from Around the World", publicado conjuntamente por Cassell, Londres y el CMI en Ginebra; ahí es donde encontramos muchas de las oraciones del Calendario Ecuménico de Oraciones. Nuestro agradecimiento también a todos los escritores que nos han concedido su autorización para publicar las oraciones en esta compilación. Todo el material puede reimprimirse y traducirse para uso local. Hemos hecho todo lo posible por obtener los permisos necesarios para la reimpresión. Nuestras sinceras disculpas por cualquier omisión en las referencias o por cualquier infracción involuntaria de los derechos de autor.

Derechos de autor: Todos los derechos de autor están reservados. Sin embargo, los titulares de esos derechos autorizan la reproducción de sus obras en los boletines del culto y otros documentos en relación con la celebración del 50 aniversario del Consejo Mundial de Iglesias. Si utilizan este material tengan a bien mencionar la fuente. Muchas gracias.


Terry MacArthur
Consultor encargado de los cultos
Consejo Mundial de Iglesias
Apartado 2100
1211 Ginebra 2, Suiza

Tel.: (+41.22) 791 6486
Fax: (+41.22) 791 0361
Correo electrónico: WCC Contact

Consejo Mundial de Iglesias
Octava Asamblea
3 - 14 de diciembre
Harare, Zimbabwe



Buscad a Dios
con la alegría de la esperanza


Celebración de un Jubileo
Vuelta al índice de los documentos sobre la Asamblea
Vuelta a la página del CMI