Consejo Mundial de Iglesias

Oficina de Comunicación - Prensa e información
Communicado de prensa

150, route de Ferney Apartado 2100 1211 Ginebra 2 Suiza
Correo electrónico: media



16 de marzo de 2001

Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas: la mundialización y la libertad religiosa, principales preocupaciones del CMI


En el 57 período de sesiones de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDH), que se celebrará del 19 de marzo al 27 de abril, el Consejo Mundial de Iglesias (CMI) se propone plantear su preocupación por determinados temas y por la situación específica de algunos países.

"Este año el CMI ha presentado dos declaraciones escritas sobre temas que le preocupan: una sobre los derechos económicos, sociales y culturales en el contexto de la mundialización y otra sobre la libertad religiosa, la libertad y la intolerancia religiosa", explica Clement John, secretario ejecutivo en el equipo de Relaciones Internacionales del CMI.

En su declaración sobre los derechos económicos, sociales y culturales, el CMI se congratula del informe preliminar de los relatores especiales de las Naciones Unidas, Joseph Oloka-Onyango y Deepika Udagama sobre "La mundialización y sus consecuencias para el pleno disfrute de los derechos humanos". Para el CMI, el informe "llama la atención con términos claros y lúcidos sobre los aspectos negativos que acarrea la mundialización al excluir amplios sectores de la población del hemisferio Sur de los beneficios sociales que puede aportar".

En la declaración del CMI se señala que ese informe "destaca con toda razón que la Organización Mundial del Comercio y el Fondo Monetario Internacional 'deben dejar de considerar las cuestiones relativas a los derechos humanos como periféricas a la formulación y aplicación' de sus políticas e instrumentos". Por lo tanto, el CMI espera con interés el seguimiento que se dé a las recomendaciones de los relatores en las que se pide que se formulen directrices como marco para establecer las obligaciones básicas en materia de derechos humanos de los principales agentes en el contexto de la mundialización. "Si se aplican", concluye la declaración del CMI "constituirán el tan necesitado control de las medidas sin restricciones que toman las instituciones financieras internacionales".

La libertad religiosa, la libertad y la intolerancia religiosa están en el centro de las preocupaciones del CMI y de sus iglesias miembros desde hace muchos años. La declaración que presenta este año se basa en sus reiterados contactos con las iglesias miembros del CMI en situaciones de conflicto "que tienen importantes dimensiones religiosas" - como en el Sudán o en Indonesia. Sobre la base de esa experiencia y de los informes recibidos, el CMI señala a la atención de la CDH y del relator especial varios factores que contribuyen a la agravación de la intolerancia religiosa, en particular:

  • la injusta distribución de los recursos económicos y el rechazo de compartir el poder político en la gestión de los asuntos públicos;
  • "la renovada importancia de la religión que vuelve a ocupar el centro de la vida nacional", muy apreciada por algunos y considerada una amenaza por otros;
  • la utilización cada vez con mayor frecuencia de la religión como "un instrumento y un catalizador en la escalada" de los conflictos;
  • los llamamientos en favor de la intervención por parte de las minorías religiosas que suelen exacerbar los sentimientos nacionalistas, induciendo una mayor polarización
  • la utilización de los lugares de culto para promover el odio y la violencia religiosa;
  • "la utilización de recursos financieros y personal del extranjero para atizar la intolerancia religiosa y la violencia";
  • el miedo de las minorías religiosas que no son musulmanas de que se apliquen las leyes de la sharia'h; esas minorías suelen considerar la aplicación de la shari'a "como discriminatoria y una violación de los derechos fundamentales de las minorías consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en otras normas y reglas aceptadas internacionalmente."

    Así pues, la declaración del CMI aboga por la enérgica promoción del diálogo entre las religiones a nivel internacional y comunitario: "Es a los gobiernos y a los grupos religiosos a quienes corresponde promover ese diálogo mediante programas de educación y sensibilización en los que se enseñe a los miembros de las comunidades a respetar la religión y la cultura de los otros..."

    Además de las dos declaraciones escritas, John prevé que el CMI plantee como asunto prioritario las situaciones en determinados países por lo que respecta a los derechos humanos abordadas en la última reunión de su Comité Central: Colombia, Sudán, Indonesia, Palestina y Chipre.

    Además, el CMI dará su apoyo a dos pequeñas delegaciones de las iglesias procedentes de Indonesia y Guatemala que asistirán a algunas de las sesiones de la reunión de la Comisión de Derechos Humanos.


    Para más información pónganse en contacto con:
    la Oficina de relaciones con los medios de información
    Tel. (+41 22) 791 61 53 (Oficina)
    Correo electrónico: media
    Arriba

    Comunicados de prensa 2000

    Vuelta a la página raíz del CMI


    El Consejo Mundial de Iglesias (CMI) es una comunidad de 342 iglesias, procedentes de más de 100 países de todos los continentes y de la mayor parte de las tradiciones cristianas. La Iglesia Católica Romana no es una iglesia miembro pero mantiene relaciones de cooperación con el CMI. El órgano rector supremo es la Asamblea, que se reúne aproximadamente cada siete años. El CMI se constituyó oficialmente en 1948 en Amsterdam (Países Bajos). Al frente del personal del CMI está su Secretario General, Konrad Raiser, de la Iglesia Evangélica de Alemania.